Pieles

Millones de animales, zorros, visones, nutrias, linces, castores, chinchillas y otras especies son criados en cautiverio o atrapados de manera cruel para despojarlos de una piel que ellos sí necesitan.

La industria peletera se cobra anualmente la vida de 20 millones de animales salvajes cazados en trampas y de 40 millones de animales criados en granjas. Todos ellos cruelmente despellejados antes, durante o después de su muerte, porque la moda y los consumidores lo requieren.

Los animales criados para convertirse en abrigos pasan toda su vida en sucias y diminutas jaulas, aislados o hacinados, a la intemperie o en naves. Algunos, a causa del estrés se vuelven neuróticos y comienzan a dar vueltas incesantes en la jaula, otros se automutilan, incluso llegan al canibalismo. La mayoría de los animales criados en las granjas, en su vida natural, suelen correr, marcar el territorio, nadar y recorrer decenas de kilómetros diarios en busca de comida, agua o pareja reproductiva. Cualquier rastro de este comportamiento, como es de imaginar, es imposible de realizar encerrados en solitarias -o atestadas- jaulas metálicas.

En las granjas peleteras los animales son asesinados generalmente por electrocución anal o genital, lo que les causa el terrible dolor de un paro cardíaco mientras están conscientes. Como la descarga no alcanza inmediatamente el cerebro, los zorros permanecen despiertos mientras sienten el efecto de un fulminante ataque al corazón. Otros métodos de matanza son romperles el cuello o ahogarlos. En algunos casos los animales son solamente adormecidos antes de ser despejados. Los restos del animal son vendidos a la industria cárnica normalmente para alimento de perros y gatos.

Para hacer un sólo abrigo de piel son asesinados:

Chinchillas: 300
Lices: 17
Focas bebés: 20
Focas adultas: 8
Martas: 60
Ardillas: 250
Lobos: 12
Castores: 15-45
Visones: 60-180
Nutrias: 20-60
Mapaches: 40-120
Zorros: 50-150
Chinchillas: 100-120

Visones

Cientos de miles de visones americanos como este son asesinados cada año para satisfacer la demanda.

La industria peletera española genera anualmente 75 millones de euros. Cientos de miles de visones son asesinados cada año para satisfacer la demanda. Son gaseados hasta su muerte, provocándoles agonías de hasta 30 minutos. Solo para hacer un abrigo de piel de visón, son asesinados 50 visones. Sus vidas no tiene mas valor que el económico.

Este tipo de granjas se sitúan mayoritariamente en el norte de la península, en zonas de monte y aisladas de núcleos urbanos, debido al ruido que generan, puesto que los visones al estar encerrados en pequeñísimas jaulas padecen gran estrés y trastornos psicológicos. Desarrollando comportamientos como repetición de movimientos sin parar, automutilaciones y canibalismo. Los visones son animales extremadamente territoriales, sin embargo son obligados a compartir pequeñísimas jaulas, lo cual provoca continuo estrés y peleas. Solo saldrán de sus jaulas para ser ejecutados. Su vida termina a los 6 o 7 meses de edad, cuando su piel alcanza un grosor adecuado para ser comercializada.

Zorros

Sus pieles, que necesitan para vivir, se venden en mas de 2700 puntos de venta en España.

Los zorros también son recluidos en granjas para finalmente asesinarles mediante electrocución, inyección letal o palazos en la cabeza para no “estropear” su piel, que posteriormente será arrancada.

Todos los zorros recluidos en las granjas acaban enloqueciendo y siendo asesinados para satisfacer la demanda de sus pieles, para que la industria genere 26 millones de euros en beneficios gracias al sufrimiento y el asesinato.

En España existen mas de 2700 puntos de venta repartidos, donde se venden las pieles del zorro común, el zorro colorado y el zorro ártico.

Zorros en Cautiverio

Por ejemplo, el zorro colorado adulto al ser sometido por primera vez al cautiverio, comienza a mostrar una gran cantidad de síntomas de psicosis y fobias, como miedo a los espacios abiertos, al movimiento, objetos de color blanco, sonidos, a los ojos, a los anteojos, objetos grandes, al hambre. Manifiestan pánico, ansiedad, miedo aprehensión, desconfianza profunda en el entorno, a través de:

Posturas congeladas, de tipo cataléptico, acompañadas de una mirada perdida.
Miedo a sentarse.
Conducta retraída.
Agresividad.

En crueles experimentos realizados con zorros adultos que fueron sometidos por primera vez al cautiverio, sucedieron casos terribles como que la mayoría de ellos rompieron sus dientes caninos contra las aberturas de los cubículos de metal desplegados, en un intento por escapar, o el caso de un zorro recién capturado que atacó frenéticamente la puerta de madera de su cubículo hasta caer muerto por agotamiento.

Chinchillas

Para fabricar un abrigo con su piel se asesinan 120 chinchillas.

Para hacer un solo abrigo de piel se necesitan 120 chinchillas, al igual que los visones o los zorros, la vida de la chinchilla dura hasta que su piel alcanza el grosor necesario para ser comercializada. Para que la piel no resulte dañada, a las chinchillas se las mata gaseandolas con dióxido de carbono o con cloroformo, su agonía puede durar hasta 30 minutos.

La piel de la chinchilla es tupida para poder soportar las bajas temperaturas. El hábitat natural de estos animales son zonas secas con pendientes rocosas y escasa vegetación. Viven en los Andes, en un clima con grandes cambios de temperatura entre el día y la noche.

En las granjas, como máximo vivirán dos machos adultos juntos, en una jaula que medirá 60cm de longitud por 50cm de ancho por 100cm de alto.

Para conseguir que la piel de la chinchilla sea mas competitiva en el mercado peletero, los criadores seleccionan continuamente a las chinchillas mas “aptas”, por lo que constantemente se rompen núcleos familiares, resultando en traumas para los progenitores y su descendencia.

Vacas y corderos: El cuero

Desollado de un cerdo para convertir su piel en cuero.

El cuero es el mayor negocio de la peletería, y son las pieles desolladas de animales muerto o el curtido. A veces para agilizar la obtención de las pieles, se desuella a los animales estando todavía vivos, los animales mas utilizados son: vacas y terneros, ovejas y corderos, y cerdos, aunque también existe el cuero “exótico”, como la piel de los búfalos, bueyes, avestruces, cocodrilos, tiburones, etc…

Aunque en general la sociedad cree que el cuero es un subproducto de la industria cárnica y láctea, lo cierto es que genera mas dinero que la propia industria cárnica. No solamente se utiliza el cuero para confeccionar prendas de ropa y complementos, también se usa como tapicería para automóviles, muebles, correas de reloj y artículos de viaje, pero sobretodo para el calzado.

Anualmente se asesinan y desuellan millones de vacas, ovejas y corderos. Ellos necesitan su piel para vivir, nosotros no.

Solo en 2004 en todo el mundo se produjeron 333,3 millones de pieles, de las cuales 2,7 millones se produjeron en España, y un total de 537,6 millones de pieles de ovejas y corderos, de las cuales 20,4 millones fueron producidas en España. Todas y cada una de estas pieles fueron arrancadas de vacas, ovejas y corderos cuyo mayor deseo era el de vivir sus propias vidas en libertad.

Existen estándares en la industria del cuero para “no dañar” la piel de los animales, consiguiendo un mayor beneficio económico. Por ejemplo:

El marcado a fuego en los animales se debe hacer en la cara o piernas.

Que el camión de transporte se revise para que no haya clavos, astillas o esquinas metálicas y/o madera que puedan causar daño al cuero.

Que durante la carga o descarga de los animales en el camión no se usen barras de hierro puntiagudo, sino bastones de choque eléctrico.

A la hora de matarles que se les de una ducha con agua fría para evitar la vasoconstricción para que luego se desangre mejor y el cuero no tenga el defecto conocido como “venosidad”.

Que en los mataderos donde haya posibilidad de colgar a vacas, ovejas y corderos para su desangrado, se procure un lugar y posición que permita desangrar al animal sin mojar las pieles-cuero.

No hay diferencia entre comer carne, vestir cuerno o beber leche, puesto todas estas son formas de apoyar la utilización de las vacas, terneros, ovejas y corderos, causándoles un gran sufrimiento, y finalmente la muerte. La mayor parte del cuero que se consume proviene de vacas de la india, donde se las mata cortándoles la garganta, donde están tan débiles que no pueden ni caminar hacia su muerte, soportando terribles golpes, empujones y dolores que les infligen para se pongan de pie y poder matarlas.

Focas

La piel de las focas mueve mucho dinero, tanto que solo entre 2003 y 2005 se asesinaron al menos 1 millón de focas arpa, algo más de una sexta parte de la población total de la costa atlántica canadiense[1]

Las víctimas son bebés de hasta 3 semanas de vida, antes de que muden su pelo de color blanco. Son asesinadas a golpes en el cráneo y muchas veces están vivas cuando son despellejadas.

Lana

La lana es el pelo de las ovejas y otros animales que son seleccionados genéticamente mediante cruces, con el objetivo de que su piel tenga mas pliegues y produzcan mas lana para hacer mas rentable su explotación.

Tendemos a creer que las ovejas son esquiladas en verano para que no pasen calor, mientras pastan en verdes campos acompañadas del pastor, pero nada mas lejos de la realidad.

Antiguamente, antes de ser modificadas genéticamente, las ovejas producían la lana suficiente para protegerse del frio, pero lo cierto es que a causa de las modificaciones genéticas llegan a producir tanta lana que llegan a tener heridas con infecciones y parásitos que no se curan.

El "mulesing" es una técnica extremadamente cruel, que consiste en cortar parte de la carne de las nalgas de los corderos, sin anestesia alguna para evitar las infecciones de larvas de moscas.

Muchas veces las ovejas son devoradas por parásitos. El “mulesing” es una técnica extremadamente cruel, que consiste en cortar parte de la carne de las nalgas de los corderos, sin anestesia alguna para evitar las infecciones de larvas de moscas. Son esquiladas tanto en verano como en invierno, sin importar si tienen frio o calor, de hecho muchas de ellas mueren de frio. El esquilado es muy doloroso para ellas, tienen una piel muy fina, por lo que muchas veces al esquilarla se les lleva cachos de piel, dejando la carne al aire, heridas abiertas.

Cuando las ovejas ya dejan de ser rentables, son enviadas o vendidas a otros países asiáticos, transportadas en barcos donde son hacinadas, provocándoles la muerte por asfixia a gran parte.

Una práctica común en el transporte en barco, es que aquellas que tienen extremidades rotas o están demasiado enfermas, se las tira por la borda en pleno trayecto, muriendo ahogadas en el mar.

Plumas y plumones: Las aves también son víctimas

Desplumado en vivo de gansos para rellenar edredones con sus plumas.

Las plumas de estos animales se utilizan como relleno de cojines, edredones, prendas de vestir, sacos de dormir, etc. Las principales víctimas son patos y gansos. una práctica común que se ha descubierto, consiste en arrancarles las plumas estando vivos, para poder repetir el proceso mas veces, causándoles terrible sufrimiento. Estén vivos o muertos cuando se les arrancan las plumas, ningún animal ha nacido para rellenarnos los edredones.

Una vez más, se tiende a creer que al ser un subproducto de la industria cárnica, adquirir productos con plumas no constituye crueldad, sin embargo, este negocio constituye una parte muy importante de la rentabilidad de la industria cárnica. El comercio de plumas y plumón se sostiene gracias al sufrimiento y asesinato masivo de millones de aves. Un edredón de plumas o un saco de dormir con plumas significa muerte.

Seda

Muchos creen que la seda la fabrican los gusanos y nosotros los humanos esperamos a que este lista para cogerla, como si nos dieran su permiso, pero tristemente, cualquier producto que provenga de un animal, supone privación de libertad y muerte. En este caso, los capullos de los gusanos de seda son introducidos en agua hirviendo con las larvas dentro para conseguir desenredar el hilo y una mayor suavidad y longitud. Se hace con las larvas dentro porque al hacer un agujero la mariposa para salir, no se obtendría la suavidad deseada.

No utilices ni piel, ni pelo, ni cuero, ni lana, ni seda: Los animales no somos vestimenta. Los animales necesitan su piel para vivir, y tanto la piel, como el pelo, la lana, el cuero y la seda, suponen sufrimiento y muerte para los animales no humanos. No sigas ignorando la realidad, infórmate, hazte vegano.